¿Quieres seguir teniendo tu WordPress al día?

Permíteme ponerte en contexto…

La gran mayoría de los sitios web se desarrollan con WordPress por lo siguiente:

Puedes hacer lo que se te ocurra:

Web corporativa, tienda online, web corporativa + tienda, web corporativa + tienda + blog…

Agilidad para implementar cambios:
El desarrollador no tiene que andar inventando la rueda a cada rato. Con WordPress tiene un sinfín de plugins para configurar rápidamente lo que necesite.
¿Qué es un plugin?

Los plugins son funcionalidades que puedes implementar en tu web.

 

Son creados por la comunidad de desarrolladores de WordPress para agilizar el proceso de desarrollo y diseño de un sitio web.

WordPress nunca se queda atrás. 
Los tiempos corren a una velocidad de vértigo. Y gracias a la actualización constante de plugins, y del mismo núcleo de WordPress, tu web nunca quedará obsoleta.

Ahora bien, para que tu web hecha con WordPress nunca se quede atrás, hay que hacerle mantenimiento. 

Y tienes dos opciones: 

Contrata mi servicio de mantenimiento:

– Enfócate en tu negocio.

– Descansa tranquilo sabiendo que tu web está en manos de quién la desarrolló.

– Retoca tu web cuando quieras sin miedo a que algo se rompa por tener tu WordPress desactualizado. 

Gestiónalo por tu cuenta:

– Lleva a cabo el mantenimiento por ti mismo. 

– Contrata otro servicio de mantenimiento WordPress.

– Deja tu web estática (no lo recomiendo).